Evangelismo y Subculturas Juveniles

La información de este post no es mía, sino del blog Otakus Cristianos, de donde ladronseguí tomé la información de forma íntegra. Espero que reflexionen todos aquellos que quieren alcanzar a la juventud para Cristo.



EVANGELISMO Y SUBCULTURAS JUVENILES (PARTE 1)

Comprensiones y estrategias para el evangelismo de ciudades multiculturales

Por Lianggi Espinoza Ramírez y Timothy Ost Villareal

INTRODUCCIÓN: CIUDADES MULTICULTURALES

En términos macros, las ciudades conforman culturas. Sin embargo, a nivel micro coexisten diferentes culturas: ambientalistas, socialistas, capitalistas, anarquistas, liberales, conservadores, amas de casa, trabajadores, subculturas urbanas, ciudadanos, etc. Todas viven en el mismo espacio geográfico, las ciudades son multiculturales.

La globalización, además de estandarizar, produce cada vez más la aparición de diversos movimientos a los que los jóvenes se adhieren buscando pertenencia e identificación. ¿Qué rol juega hoy la Iglesia dentro de este fenómeno social? Los análisis culturales concluyen que la Iglesia es una subcultura más (Hooft, 2009). En muchos casos, ésta impone particulares tipos de vestimenta, música, lenguaje e ideología para poder pertenecer o acercarse a ella. Esta situación genera un problema: varias subculturas juveniles son culturas que existen en resistencia a la subcultura Iglesia. Esta resistencia obedece a un fenómeno de violencia. La violencia simbólica (Soto, 2010) es la imposición de significados que produce exclusión. Muchas iglesias, al asumir como válida cierta manera de entender al mundo, excluyen a culturas de la ciudad de entender y vivir la vida que les ofrece Jesucristo.

Al analizar diversos folletos de evangelismo que se utilizan o venden en librerías cristianas, o los discursos utilizados para llevar el plan de salvación a las ciudades, identificamos este fenómeno de
violencia simbólica. Se impone una manera de entender el mensaje de Jesús, la de la subcultura cristiana, en el lenguaje, símbolos e ideologías. La ciudad es multicultural, coexisten en ella una diversidad de maneras de ver al mundo, y Jesús tiene una respuesta para cada una de ellas desde sus realidades específicas.

Los adolescentes son los que más se adhieren a las diversas subculturas juveniles, pues en esta edad definen su identidad. La identidad siempre es precedida por la identificación. Antes de construir su identidad en una cultura juvenil, el joven se siente identificado a ésta. ¿Logra la Iglesia de hoy que los jóvenes de la ciudad se identifiquen con ellas? No. Nuestras indagaciones muestran que muchos jóvenes ven a la Iglesia como una institución legalista, autoritaria y juzgadora, como un sistema que inhibe sus deseos de ser ellos mismos. Muchas culturas juveniles se mantienen en resistencia a la cultura dominante (incluyendo aquí a la Iglesia), denunciando la hipocresía, el egoísmo y la avaricia. Jesús hizo lo mismo, pero estos jóvenes no se identifican con la Iglesia.



EVANGELISMO Y SUBCULTURAS JUVENILES (PARTE 2)

MENTALIDAD MISIONERA PARA LA CIUDAD

La ciudad es multicultural, y la Iglesia no puede ser una cultura que se imponga, una violencia simbólica a las culturas de la ciudad para acercarse a Jesús. La Iglesia debe ser un espacio inclusivo e incluyente, en el que los jóvenes de la ciudad encuentren identificación, para que de esta manera puedan construir su identidad con los principios de Jesús.

¿Cómo hacer para alcanzar a un mundo multicultural? La respuesta es teniendo una mentalidad misionera para la ciudad. Las misiones han sido la herramienta fundamental de expansión del reino de Dios en el mundo en toda nuestra era. La conocida ventana 10-40 es una clasificación que identifica un espacio geográfico necesitado de la intervención misionera. Algunos la conocen como “el último desafío de la cosecha global”. Aquí cabe la siguiente pregunta: ¿Es que nuestras ciudades ya han sido alcanzadas para Jesús? En la mayor parte de los países latinoamericanos, por ejemplo, el
porcentaje de cristianos activos está por abajo del 10%. También nuestras ciudades están llenas de corrupción, injusticia, abuso y violencia. ¿Qué pensará Dios ante esta situación? Seguro que para
Él nuestra labor de evangelización está recién comenzando.

Al considerar datos demográficos, socioeconómicos y culturales, nos daremos cuenta que hay un campo misionero necesitado muy cerca de nosotros, en el que muchos han sido excluidos de conocer la verdad por diversas barreras culturales y en el que existen distintos tipos de limitaciones y prohibiciones para comunicar a Jesús. De aquí la necesidad de mirar la gran comisión “hacia dentro” como se hace “hacia fuera”. Hoy iglesias locales invierten en capacitar y enviar a misioneros a otras culturas que necesitan de Jesús. De la misma manera, necesitamos invertir para capacitar y enviar a misioneros a las diversas culturas que coexisten en la ciudad. La ciudad es multicultural, y necesitamos una mentalidad misionera para alcanzarla.

¿Qué estrategia utilizar para la evangelización de las ciudades hoy? Al entender lo multicultural de la ciudad necesitamos utilizar los mismos métodos que se usan en otras culturas “de fuera”. Un
evangelismo transcultural. Un misionero enviado a una cultura diferente no debe imponer su cultura, sino mimetizarse con la otra cultura para entender desde dentro sus lenguajes, símbolos e ideologías. Sólo así podrás valorar y amar la cultura, amar a las personas de la cultura, y saber la manera idónea para comunicar el evangelio y hacer discípulos en esa cultura. Los misioneros urbanos necesitan utilizar este método de evangelismo transcultural para alcanzar a las culturas de la ciudad.

Jesús hizo esto al despojarse de Su naturaleza divina y hacerse como nosotros para alcanzarnos (Filipenses 2). Pablo lo hizo al predicarles a los atenienses (Hechos 17) y explica en detalle esto, al decir que se hizo para todos, a fin de salvar a algunos por todos los medios posibles (1 Corintios 9:19-23). El evangelismo transcultural está en la esencia del evangelismo bíblico. Y hoy es un método para alcanzar a todas las culturas de la ciudad que están siendo excluidas por barreras culturales de conocer en plenitud lo que Jesús tiene para ofrecerles.

Con lo expresado hasta aquí podemos hacer el siguiente planteamiento: El amor es la esencia del evangelismo y no podemos amar algo que no conocemosPor esto, para un evangelismo efectivo en ciudades multiculturales, necesitamos aprender a entender cómo los otros ven al mundo, no para juzgarlos, sino para comprenderlos y amarlos.




------

Aprende más cómo alcanzar a los jóvenes de las tribus urbanas con el libro Tribus Urbanas, de Maria Jose Hooft, disponible en librerías cristianas o en el blog de la autora.


------

Les recomiendo visitar la página de Otakus Cristianos en http://otakuscristianos.blogspot.mx/, ahí encontrarán material de su servidor.



Nos leemos, hermanos/as y amigos/as.


Atte.
Alexis "El Broder" Rodríguez

"Ante cualquier situación en la vida, pulgar arriba"

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Pastor de Japón vs. Los animes del mal

Mi Top 10 de canciones seculares favoritas